La verdad que no soy muy “Valentinera”. En Uruguay festejamos el “día de los enamorados” en Octubre y además en general, todos los “días de” me parecen un invento consumista… (que le voy a hacer, parte de mi formación hippie que cada día valoro más!)
La cosa es que además de comercial es importado. Doble problema. Pero… como todo lo que apunte para el amor y la buena onda también me tira, por otro lado me viene el: por qué no? 
Además, si tuviera mi cabeza comercial funcionando mejor, hace días vendría ofreciendo mis etiquetitas lavidalaleras del amor, mis colgantes de corazones y alguna que otra cosita que se preste. Pero no, me olvido, no me organizo y un poquito en el fondo de a ratos no me lo creo.
Sin querer queriendo, terminamos viniéndonos los 4 a pasear a Colonia del Sacramento. En realidad a una chacra que está cerca como para ir a pasear allí, en medio del verde y de la paz total.
Colonia tiene una onda romántica que no da más. Su zona antigua es tierna por donde la mires. Así que, como quien no quiere la cosa, este 14 de febrero terminó teniendo su lado romántico igual. Esta vez, prometo encarar y armar post!
Así que para ilustrar este post valentinero-contradictorio acá van algunas imágenes:


Parte de una nueva libreta pronta! Acá hay más etiquetas del año pasado que (casi) encaré. Y si las querés ver todas, por cualquier otro día que quieras expresar amor (si te pintó hoy, medio que ya llegué tarde!) podés venir por acá!

Qué más para “valentinear” hoy? Este graffiti que me encontré caminando por Colonia, que me encantó y que va dedicado a Edu:

Mientras termino el post, no les puedo describir el aroma a flores que hay en mi cuarto! Florería? No! Hijos que salieron a recorrer y juntar todas las flores que encontraron en la vuelta, tipo “misión imposible” para que nadie los viera. Por supuesto nosotros no sabíamos, aunque yo sospechaba algo raro porque Aitana iba y venía con vasos de agua, con cara de: “No hicimos nada!” La gata la tomaron prestada, es Ambar. La conocimos el año pasado y se quedó a dormir la siesta en nuestra cama. Es una mimurris que no puede más del amor!!!



Raaato estuvieron mis hijos intentando una foto “normal”. No lo logramos, peeeeero 😉



Y por ahí? Que tal el 14 de febrero? 😛


4 comentarios

  1. jajaja! qué genia! como te imaginarás coincido 100 % con cada una de tus palabras, mi almita (hippie idem!) está con la tuya, pero creo que, como todo hoy en día, "que cada uno sea feliz/festeje como y lo que quiera! Yo cero San Valentín, ya verás mi post de hoy :P. Tus peques son lo mas, disfrutá Su!

  2. jajaja me gusta celebrar, y ademas debo explotar el consumismo por las bandejas…lo cual le quita todo el tiempo a mi propio festejo…igual creo que el que quiere ser consumista lo es, no depende de una fecha, depende de la formacion, y el que no ,se da maña…usa la creatividad, la imaginación…y no gasta un peso…quiero conocer colonia!!!! yo hoy estuve mitad entregando bandejas, mitad en el colegio, y mitad tomandome u capuchino con Julio…
    cariños Su y ya sabes no? quiero inter!!!!

  3. Coincido! me cuesta el San Valentin! nosotros los "festejamos" yendo a comer con otras dos parejas amigas… como cualquier viernes! y nos reiamos porque eramos de las pocas mesas con mas de 2 personas 🙂 que lindo Colonia!! tan linda ciudad, super romantica! besos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *