Tengo un fondito que amo y que tiene una higuera enoooorme. Y a mí, de desubicada (y a todos en mi casa) no nos gustan los higos! Y como es una injustica, literalmente, verlos caer, decidí este año encarar y hacer mermelada. Es la receta básica de mi suegra Touky,
que a su vez también la heredó de su suegra! Sirve también para hacer con duraznos, ciruelas o con frutillas (y supongo que con alguna otra fruta más!)



Para mi la mermelada pertenece a esas cosas, que como el crochet, no te das cuenta de lo sencillo que es hasta que probás hacerlo y te quedás pensando: por qué esperé taaanto!

La receta no puede ser más fácil! Es básicamente cocinar la fruta cortada en trozos, en una olla de fondo grueso (yo tengo una essen) junto con azúcar.
Para empezar tenés que pesar la fruta. Después de sufrir un tiempo con las recetas que estaban en kilos en lugar de en tazas o cucharadas, opté por comprarme (o mejor dicho cambiar con los puntos del super) una balanza digital. Después de pesar la fruta, la cortás y la ponés en la olla. Se deja un rato, se va revolviendo y después le ponés el azúcar. En este caso le puse la mitad del peso de la fruta. Quería hacerlo con azúcar rubia, pero como solo tenía 250g, lo completé con azúcar blanca hasta llegar a 350g aprox



Tenés que ir revolviendo con una cuchara de madera. No tooodo el tiempo, pero bastante seguido. Y el fuego lo dejás bajo, para queno se queme. Si no te gusta que se vean trozos grandes de fruta, lo pisás con una puretera y seguís cocinando y revolviendo hasta que veas que se va volviendo más espeso. Para probar el punto, tenés que sacar una cucharadita y dejarla enfriar, porque una vez fría queda más densa. Antes le puse el jugo de un limón. Esa mezcla le da un toque y le mata un poquito lo dulcísimo del azúcar. El azúcar es todo un tema! Porque lleva mucha, incluso hay quien pone la misma cantidad de azúcar que de fruta! El asunto es que el azúcar cumple también un rol como conservante. Claro que esto es más necesario cuando se hace mucha cantidad. Yo hice poca, con los higos que había maduros hasta el momento y realmente igual podría haber quedado bien con un poco menos de azúcar, aunque así quedó muy rica!

Esta fue la cantidad de higos que usé yo, como se ve en la balanza, pesa poco más de 700g.


Es especial para comer con pan integral caserito y queso de untar! Y de paso recomiendo fervorosamente comprarse (o cambiar con los puntos, jaja) una panetera! Yo se que amasar es divino, pero no siempre se tiene el tiempo ni la energía. Esta maquinita es una maravilla, le ponés todo de noche, lo programás y te despertás con el olor a pan recién hechito!!! Es la gloria. Y además lo hacés a tu gusto y seguro que es al menos un poco más sano que el comprado.




Cuando hacés mermelada de frutillas tenés el plus de la aromaterapia, ya que son muy perfumadas e invaden toda la casa. Es ideal para aprovechar cuando la fruta está barata o cuando, como en mi caso te la da generosamente un árbol! Por ahora peleo con los caracoles para poder cosechar alguna frutilla, así que solo he hecho de frutillas compradas. 🙂

Para envasarla, lo mejor es re usar los frascos en los que viene la mermelada comprada, de vidrio y con tapa de metal que se enrosca. Se esterilizan los frascos con agua hirviendo y se envasa con la mermelada caliente y listo. Los podés tener incluso fuera de la heladera hasta que lo abras pro primera vez.

Realmente es muuuy gratificante recibir algo así de la naturaleza, me siento menos culpable y menos desperdiciadora y seguro que voy a hacer más!


Ando con un proyecto con una amiga, que me tiene re entusiasmada! En breve novedades al respecto!!!

6 comentarios

  1. Que buuuena receta! te la iba a pedir cuando la vi en Instagram. Puedes creer que no conozco las paneteras?…tendré que ver si aquí las venden porque me llama mucho la atención la idea de desayunar pan recién hecho y sin mucho esfuerzo.

    Me llevo la receta de la mermelada también ;).

    Un abrazo.

  2. ay que placer tener una higuera!!! Me regalaron una raiz hace unos meses y por suerte y de milagro agarró! ya tiene casi veinte centimetros y varias hojas, pero de ahi hasta que me de fruta…creo que será para mis bisnietos!!!! besos

  3. QUÉ RICO SU!!! Acabo de comprar la máquina de hacer pan! después te cuento!!! y la verdad es que sí, a la mermelada casera no hay con que darle: fácil, rica, es lo más! yo esta primavera pasada hice como siempre la de furtilla, no suelo hacer otra porque siempre tenemos alguna merme caserita dando vueltas por allí de las que hace una tía (la misma que las cocinaba para vender cuando arrancamos el empredimiento) así que no puedo quejarme! el único temita es que son adictivas y tienen mucha azúcar!!! (engordan si obvio!) así que "hay que entrarles con moderación" jajaja algo difícil por cierto! besotes genia!

  4. Mmmmm! Sí, hacer mermelada es tan fácil, y uno no lo hace nunca, tienes toda la razón!!!!! A mí tampoco me gustan los higos, aunque están de moda, lo has visto? Una buenísima manera de aprovecharlos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *