Quedó riquísima!!! La receta la vi en utilísima, la hacía un muchacho de rastas (cómo se llama?) para ponerle a un sandwich (o refuerzo diríamos por acá) de atún y no se qué más. Me tenté y probé. Es super fácil!

Lavé y corté las zanahorias en trozos y las cociné en la essen con un poco de manteca hasta que estuvieron doraditas y un poco quemaditas. No se bien cuántas zanahorias eran, un montoncito.



Una vez que se cocina se deja enfriar un poco y se pone en la licuadora con aceite. Bastante, casí para cubrirlas, pero un poco menos y se licúa.






 Se le agregan las yemas de huevo y se licúa otra vez. No lleva ni siquiera sal! Queda muy sabroso y de un color que parece mostaza. Me daban ganas de comérmela a cucharadas.


Pero me la comí así!







0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *