Desde chica mi madre me explicaba que el día del niño, de la madre etc, eran días comerciales, es decir, que existían solo para vender. Claro, era una mirada mucho más profunda y menos divertida de la vida. Yo me quedaba con las ganas de que me compraran las mil pelotudeces que me gustaría tener y al mismo tiempo reflexionaba y aprendía sobre el valor de las cosas. Si algo ahora no se puede, se anota en la lista de las cosas “para cuando se pueda”. Y además tampoco hay que comprar por comprar, solo porque alguien quiere vendértelo. Me la bancaba re bien. 

Desde hace un tiempo optamos por no salir corriendo a comprar cosas en las fechas que se supone hay que hacerlo. Y le dijimos no, a los miles de juguetitos que duran 20 segundos sanos. Pero también le dijimos que no a las cosas demasiado costosas solo porque las quieren y chau. Entonces, muchas veces ahora los gurises piden plata y van ahorrando para lo que quieren y de paso aprecian el esfuerzo que eso implica. Quieren viajes a Bariloche, tablets,  baterías, guitarras eléctricas (poquita cosa, no?) En eso de ahorrar y priorizar se encuentran. El año pasado Aiti ahorró para comprarle al tío su Samsung Galaxi II, (que en un viaje se trajo el III). Invirtió todos sus ahorros: cumple, Navidad, etc. Menos de un año después se le rompió la pantalla por usarlo en el bolsillo del pantalón (cientos de advertencias de por medio). Ahora usa un Nokia 1100.

Aiti y Mate me pidieron que les hiciera en crochet gorritos de Minions, así que corrección de parciales de por medio, me puse a tejer. Claro que no me dio para hacer los 2. Así que después de varios dramas por ver quién se quedaba con el primero y quién con el segundo, Mate tiene el suyo y al de Aiti le falta poco. Pero aunque Mate quería una tablet y sabía que no iba a poder ser, no quería quedarse sin una sorpresa. Así que contagiada por las mesas de celebración bellas que se ven por los blogs amigos, les hicimos con Edu unos muffins sorpresa y le armamos la mesa del desyuno del domingo. Después nos fuimos a pasar el día a Atlántida con unos abuelos y volvimos a tomar la leche con los otros. Pasamos lindo!


En Atlántida y con “cara de sol”


y con lo que sobró del chcolate derretido para el baño de los muffins, hicimos bombones crocantes. Aiti se negó a que subiera fotos de ella de la mañana, dice que tenía muuucha cara de sueño! 😛


La rambla de Atlántida estaba como para quedarse a vivir!!! Una tarde hemosísima!
Acá ya sin cara de sueño y tapándonos el sol.

Sigo tejiendo y claro, Mateo volvió de la escuela contando que a su mejor amigo le regalaron una tablet! Aunque también dijo que a todos les encantó su gorro de Minion!






0 comentarios

  1. me encanto el Día del niño que tuvieron! para mi: NO LE FALTÓ NADA!!! por acá hubo asado en casa y por la tarde también paseo con los abuelos! Hubo regalitos! pero no los "carísimos de licencia" je! besote grande! ah! me encantó el desayuno, quiero!!!!

  2. Hola Su!

    Sabes, yo soy de la idea también de que hay que apreciar las cosas buenas de la vida, y que es bueno que los niños aprendan a darle valor a las cosas. Eso de comprar por comprar, o porque todos lo tienen, conmigo tampoco va… A mí me parece que tus niños tuvieron el mejor día del niño… esos muffins se ven tan deliciosos, y el gorro: yo lo quiero!!!!

    Besos!

  3. Muuy lindo el gorro, y todo el festejo también. De este lado del rìo fue todo muy modesto. Camisita para la grande, historietas para el mediano y traje de taekwondo para el peque. Cenamos pizza casera y cake pops (chupetines de torta, bah), también caseros. Todos felices (o peleándose como de costumbre). Besos para todos!!!

  4. Que bárbaro!!! Yo soy de la misma idea con respecto al tema de los juguetes, mi peque tiene dos años y no mucho sentido de lo que las cosas cuestan así que los juguetes (la mayoría) duran unos segundos, asi sea porque los rompe o porque no le interesan, entonces optamos por regalarle juguetes didácticos y si nos consultan pedimos lo mismo, o libros de cuentos que nunca vienen mal.
    Lo del desayuno me encanto, yo estoy esperando que mi peque sea mas grande para hacer ése tipo de cosas y pueda disfrutarlas mejor!
    Besos!!!

  5. Acá en casa tenemos pensamientos parecidos!!
    Fue una historieta para cada uno, un Minion de corchito tejido por mí para cada uno, chocolates, muffins y galletas. Todo escondido en el jardín para hacer una búsqueda del tesoro. Lo redisfrutaron y les encantaron los regalos. Luego un rico asado con cerdo (lo que más les gusta) y helado 🙂
    Un beso grande

  6. Susana veo que disfrutaron del día del niño a su manera…me encantan esas magdalenas tan coloridas…y el gorro de Mateo muy divertido…
    A veces es difícil lidiar con el consumismo que les bombardea desde todos los lados…y ayudarles a entender que las cosas hay que lucharlas…
    Muy guapas las dos con cara de sol.
    Que tengas una buena semana

  7. Que lindo el gorro (aunque no sé que es Minion y estoy con fiaca para buscarlo!) Lindisimas las fotos de Mateo con los muffins y la tuya con Aiti ya despierta en la playa. que lindo la playa en invierno! por acá aprovechamos muchas de las cosas gratis que traen los días comerciales. Entiendo los reproches pero me identifico con el tío… Me imagino lo mal que se debe sentir!
    Beso para todos
    (por acá el regalo fue libros, pero para variar unos que se abren parecido a uno que tuve cuando era chica…, comprados de oferta hace mucho y guardados para algún momento especial y para cuando tuvieran edad suficiente para no romperlos a la semana de uso)

  8. Me encanta tu filosofía, en este mundo consumista a nosotros tenemos que ponernos un stop. Pero morí con el cuento del celular!!!! a la próxima no le vuelve a pasar ;).

    Un abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *